viernes, 23 de enero de 2015

Comic: Doom. Chuck Dixon y Leonardo Manco



Guión: Chuck Dixon
Dibujo: Leonardo Manco
Editorial: Marvel Comics. Originalmente publicado como "Doom" 1 al 3 y "Doom: The Emperor Returns" 1 al 3

A ver, de a poco me voy empapando de Marvel pero los 4 fantásticos es un gran pendiente. Sin embargo de su némesis, el groso de Doom, ya había leído esa excelente historia que es "Doctor Strange & Dr. Doom: Triunfo y tragedia" así que me anime con este tomito que trae las dos miniseries que Chuck Dixon y el argentino Leo Manco le dedicaron al personaje.

El "gran" problema que me encontré es que a diferencia de la novela gráfica ya mencionada, la primer miniserie parte de una situación que se da en un numero de "Fantastic Four", termina dando el pie a otro numero de FF, la secuela arranca más tarde y nuevamente deja una puntita para la revista del cuarteto. ¿Complicado, no? Por suerte Dixon mete bastantes referencias y flashbacks como para que el lector que cayó directamente acá no se sienta perdido y disfrute la historia. Y se disfruta porque las dos miniseries están buenas a pesar de algunos apurones.

La primera me pareció la mejor ejecutada para mostrar la inmensa chapa de Doom. Arranca con el tipo literalmente en pelotas en el medio de la nada, en una situación jodida, en un mundo muy salvaje y de a poco va moviendo las piezas del tablero a su ventaja. Sobre el final de la historia vemos que en realidad no estaba en tanta desventaja porque ya tenía un montón de trucos preparados pero eso no le quita fuerza al primer tramo de la historia que es realmente Doom remando en polenta con una cucharita de plástico.
También esta primer miniserie me pareció la más lograda gráficamente por el capo de Manco, plasmando a la perfección esta especie de mundo a lo "Mad Max" donde cayó Doom. No me convencen mucho ni los colores ni como Manco a veces dibuja a la minita de la historia (Lancer) pero no deja de ser un festín para los ojos todas las escenas en el desierto, las peleas y hasta esa criatura media Cthulu que aparece en algún momento.

Vamos a la segunda historia. No me gustó tanto pero tampoco es mala. Esta buenísimo que Dixon en vez de repetir el argumento de la primer parte redobla la apuesta y lleva la historia por otro lado muy diferente que ahonda mucho más en la psicología del personaje. Y se nota que lo entiende muy bien porque los diálogos reflejan esa melancolía e insatisfacción dignas de tragedia shakesperiana mezclada con la soberbia tan característica de un buen hijo de puta.


Lo que no me copó es que la trama se va muy por las ramas cuando aparece en la historia la Zona Negativa y unos secundarios que apenas cortan y pinchan. Y lo peor es que acá no sé si porque no llegaba con el trabajo total o por simple capricho pero las tintas de las historias no las hace Manco sino Klaus Janson y otros entintadores que bajan mucho la calidad del laburo final. En vez de esos trazos sucios y cargados pero muy realistas de Manco hay un dibujo mucho más depurado, más limpio pero también más caricaturesco que para mí no pega con la atmósfera de la historia.

En conclusión si quieren leer algo muy groso del Doctor primero lean la novela gráfica de Stern y Mignola para entender a la perfección las motivaciones de este villanazo. Pero después denle una oportunidad a estas saguitas de Dixon y Manco que sin ser brillantes entretienen y muestran una faceta del personaje más alejado del rol antagónico que suele tocarle en la revista del cuarteto fantástico.

martes, 20 de enero de 2015

Comic. Checkmate. The fall of the Wall


Guión: Greg Rucka & Eric S. Trautmann
Dibujo: Joe Bennett, Joe Prado y Chris Samnee
Editorial: DC Comics

Mientras todo el mundo putea a DC por las atrocidades del New 52, yo sigo tranqui rescatando viejas glorias del pasado reciente. “Checkmate” fue una serie que arrancó impulsada por el éxito de “The OMAC Proyect” y que le dio la oportunidad al genio de Greg Rucka de cultivar una quintita que el Universo DC siempre tuvo pero hacia bastante que se había descuidado: la del espionaje y los quilombos políticos mezclados con superhéroes.

Rucka logro un mix interesantísimo de machaca y tiros entre tipos superpoderosos con elementos mucho más propios de los thrillers de espionaje de Robert Ludlum. En las historias de la agencia Checkmate es tan importante lo que pasa en el campo de la acción, donde los agentes se juegan la vida, como en las salas de mando donde se tratan de evitar los incidentes internacionales que pueden desembocar en una guerra. Casi casi lo más parecido al realismo de una serie como "24" aplicado en un universo ya existente y lleno de personajes ya establecidos y no muy acostumbrados a eso de "seguir el protocolo"

Otro punto importante de la serie es su extenso y muy interesante elenco, proveniente de un montón de lados del DCU. Si hay que marcar una pareja protagonista se podría decir que son Michael Holt (gloriosa versión de Mr. Terrific, un personaje pedorro de la Golden Age, creado por John Ostrander y llevado a su pináculo en la JSA de Geoff Johns) y Sasha Bordeux, un personaje secundario excelente creado por el propio Rucka en su etapa -también gloriosa- al frente de los títulos de Batman.

Pero el guión no se queda solo en ellos y constantemente mueve el foco de la trama hacia Fire, el conde Vertigo y sobre todo Amanda Waller. Si, ese personaje que hoy en día esta re de moda por su historia con el Suicide Squad pero que durante muchos años no había tenido un lugar fijo donde mostrar toda su habilidad para las conspiraciones y manijeos políticos. Y fue en “Checkmate” donde pudieron recalar durante un buen tiempo Waller y el Squad antes de volverse top con los videojuegos del Arkham Asylum y "Arrow"

Y justamente sobre Waller se centra este tomo (el cuarto de la serie) ya que alcanzan un punto culminante todas las tramoyas que estuvo haciendo con el Squad desde el comienzo y es hora de rendir cuentas ante sus compañeros. La historia ocupa la mayor parte del tomo y no esta nada mal como se desarrolla pero no me gustó nada el cuasi tecnicismo con que se resuelve todo el bardo. De hecho estoy seguro que si se hubiera publicado hoy en día el final hubiera sido muy distinto.

Por suerte el tomo tiene su verdadero punto alto en las dos historias de complemento, dos muestras excelentes de como Rucka y cía. agarraban fragmentos chiquitos y olvidados de la historia de DC y hacían cosas recopadas. La primera es un fill-in donde un ex-villano muy de la B tiene la posibilidad de convertirse en la cabeza de seguridad del cuartel de Checkmate. La segunda historia, que ocupa dos episodios, se centra en Josephine (una agente al servicio de Sasha) y es excelente. Resulta que la mina tiene el título de Mademoiselle Marie, un riquísimo legado de mujeres que combatieron (y generalmente dieron la vida) por Francia y que recorre casi toda la historia bélica de DC. Encima estos capítulos están dibujados por Chris Samnee (el que hoy la rompe en “Daredevil” con Mark Waid) así que la parte grafica es muy superior al resto del tomo, dibujado por los mediocres Joe Bennett y Joe Prado.

En conclusión el balance del tomo es más que bueno y es una lástima que “Checkmate” fue cancelada casi al toque después de este volumen pero por lo menos me queda un TP más para leer de una serie que supo ser una brillante estrella fugaz en el cielo dominado por superhéroes.

Cine: Papeles en el viento


Año y origen: 2015, Argentina
IMDB  
Dirección: Juan Taratuto
Guión: Juan Taratuto & Eduardo Sacheri, basados en la novela de Sacheri
Elenco: Diego Peretti, Pablo Echarri, Pablo Rago, Diego Torres, Cecilia Dopazo, Daniel Rabinovich


Yo de futbol no entiendo una goma. Y en esta peli el futbol es muy importante. Y por suerte me gustó mucho aunque siga sin entender un chiste como "hizo dos goles y uno fue en off-side"

¿Por qué? Porque tiene muy buenos actores que le dan una gran carnadura a sus personajes. No solo los cuatro protagonistas que manejan una química increíble entre ellos y cada uno se caracteriza perfecto en su personaje sino también secundarios muy buenos.

También me gustó porque tiene un buen director, Taratuto, que aunque no es un virtuoso de la cámara sabe llevar el ritmo, balancear los momentos más bajoneros y dramáticos con otros más luminosos y sobre todo sacar el mejor provecho del elenco.

Y por ultimo me gustó que al igual que en "El secreto de sus ojos", la historia de Sacheri usa el futbol como una excusa, un desencadenante, un marco donde contar lo que realmente quiere. En este caso la historia gira sobre los problemas de tres amigos de toda la vida para cumplir con el último deseo del cuarto, un personaje que solo aparece en flashbacks pero que su presencia se siente durante toda la película. Las idas y vueltas, los tejes y manejes, los conflictos que enfrentan cada uno de ellos en sus vidas personales (las deudas, problemas de amantes, etc.) parece que van a ahogar a estos personajes en la pena pero igual son capaces de gambetear, de patear los bardos al costado y ver más adelante porque lo que precisan ahora es cumplir la promesa al amigo; ese subrayado enorme que hace la trama del valor de la amistad llega al alma y realmente emociona.

Después si, puedo decir que no es una peli del todo redonda porque hay algunas secuencias que se dan sin mucha explicación de que está pasando y que medio atentan contra la fluidez del relato pero por suerte son momentos mínimos y que no impiden el disfrute.

Así que recomiendo mucho esta peli, por momentos dramática y por momentos cómica pero sobre todo muy edificante en su mensaje. Y si, la recomiendo aunque no distinga una pelota de futbol de una de rugby.