viernes, 24 de abril de 2015

Comic: Fire. Brian Michael Bendis


Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Brian Michael Bendis 
Editorial: Marvel/Icon

Hoy en día a Bendis todos lo conocen por "Avengers", "Ultimate Spider-Man" y varios títulos de superhéroes que le generaron el amor u odio de cientos de fans; es el guionista estrella de Marvel y además de escribir los títulos principales tiene influencia directa en los argumentos de varias serias más. Y como si fuera poco recientemente se estreno una serie de “TV” (en realidad es para ver en Playstation) basada en una de sus propias creaciones, “Powers”.

Pero hace apenas quince años el quía publicaba en editoriales muy pequeñas historias breves, hechas a pulmón (guión, dibujo, tinta y hasta letras) y con un marcadísimo corte realista. “Fire” fue publicada primero como dos numeritos en Caliber, llamó bastante la atención de la crítica para que empezaran a mimar al pelado (cuack), fue republicada en TP por Image (con retoques y correcciones del propio Bendis) y ahora Icon (el sello de títulos creator-owned de Marvel donde Bendis mudó su serie “Powers”) la reedita nuevamente.

¿Esta buena? Ni. La historia prometía mucho, revelando data jodida de la CIA (aparentemente basada en info real juntada por Bendis) pero al final no muestra nada que ya mas o menos no conozcamos  por pelis como “El buen pastor” o “El discípulo”. Pero bueno, supongo que si tiraba un dato posta o mostraba algún personaje que no fuera ficticio Bendis se arriesgaba a despertar un día bajo tierra.

Así que el argumento se centra cien por ciento en el protagonista, un estudiante de ciencias políticas reclutado por la Agencia, y vemos todo desde su perspectiva tirando a parcial: el reclutamiento, entrenamiento y las primeras misiones en campo donde empieza a ver que no todo es como se lo vendieron. La trama está bien llevada, sin grandes giros sorpresa pero manteniendo el interés por ver que será de la vida del pobre Ben, un personaje muy bien construido. Y me parece que el final, que varios van a putear, va muy en sintonia con la atmósfera espesa que propone la historia.

Una de las cosas que más me llamó la atención en este laburo primerizo son los larguísimos captions con los monólogos de Ben. También hay unos cuantos diálogos afilados pero gran parte del desarrollo, data importante para seguir la historia y que no siempre tiene relación con lo que se muestra en los dibujos, esta toda en esas cajitas enormes. Bastante distinto del Bendis más conocido y famoso que pone toda su fuerza en los diálogos cool. Me imagino que leer todo esto con las letras de la primera edición que eran espantosas debía ser un suplicio importante.

El dibujo en blanco y negro es otro tema. Tiene cientos de defectos a la vista: los rostros de todos los personajes son muy toscos, dignos de un dibujante de fanzine que admira a Jim Steranko y mete mucha referencia de fotos y tramas mecánicas… pero cumple con la historia, no confunde y lo que le falta en técnica Bendis lo compensa con algunas puestas de páginas muy interesantes. En particular hay una viñeta donde a un personaje le vuelan la cabeza fundida en un BANG que me quedó muy marcada por su diferencia de calidad con el resto de la obra.


"Fire" no es fundamental, no le va a cambiar la vida a nadie pero sin duda es un trabajo hecho con mucho amor por un autor que llegó a ser muy groso. Sobre todo cuando empezó a usar otros dibujantes.

jueves, 23 de abril de 2015

Comic: Sandman Presents. The Furies


Guión:
Mike Carey

Dibujo: John Bolton
Editorial: DC/Vertigo

Que “Sandman” fue fundamental (y sigue siendo) para Vertigo nadie lo niega pero cuando llegó un momento donde hasta los personajes más secundarios del elenco suplente de la serie tenían su propia miniserie o especial…. Bue, ¿cómo que se fue la mano con el curro, no? Hubo algunas historias buenas, muchas olvidables y otras que por ahí tuvieron un perfil bajo y casi desapercibido pero que valen la pena leer. “The Furies” entraría en esa tercera  categoría.

Una de las contras con las que tiene que lidiar el guión de Mike Carey (guionista de varias miniseries de “The Sandman Presents….” que terminó escribiendo una ongoing completa dedicada a Lucifer) es que la protagonista, Lyta Hall, es de esos personajes que durante años estuvieron flotando en un limbo entre sus raíces superheroicas y las vueltas de tuerca que se les ocurrieran a los genios británicos en Vertigo; conceptos como Doom Patrol, Animal Man, Swamp Thing, Shade y otros tuvieron su mejor época con los guiones de Moore, Morrison, Gaiman y cia. pero también complicaba a los guionistas con una pregunta que según pasaban los años (y los editores) cambiaba un toque la respuesta: ¿el DCU y Vertigo son el mismo universo?¿Constantine convive con Superman? Y en el caso de Lyta Hall.... ¿como guionista me hago cargo de que Lyta es hija de la Wonder Woman de la Golden Age?

En el caso de Carey responde de taquito: se concentra en contar una historia fuerte, bien balanceada entre el drama intimista que atraviesa Lyta por la perdida de su hijo Daniel y por otro lado una saga más tirando a épica, que involucra a los dioses griegos y las Furias, esas entidades que representan la venganza y fueron fundamentales en la saga “Las benévolas” de la serie madre. O sea cero superheroes. Pero igual Carey es muy piola y va tirando pequeños guiños para los lectores avivados (o demasiado hinchapelotas), como un cuadro donde se ve a Lyta en traje con sus compañeros de Infinity Inc. o comentarios del tipo "soy muy fuerte, lo saque de mi madre"

La historia al final no sera supertrascendente ni nada pero esta bien llevada, no aburre y tiene excelentes caracterizaciones de Lyta y los secundarios creados por Carey para la ocasión.

Pero lo que realmente me acercó a "The Furies" en primer lugar no fue el cebamiento con Sandman sino los dibujazos de un groso, el maestro John Bolton, que acá se deja la vida en un trabajo pintado al ciento por ciento y no un mix de técnicas como en "User". Es cierto que muchas de las viñetas parecen demasiado estáticas o muy basadas en fotografías pero la puesta en pagina, los monstruos de pesadilla, los acrílicos y los colores hermosos que usa... ufff, perdón, empiezo a hablar de Bolton y ya me emocionó.
Una pena que casi al toque que salió esta graphic novel DC presentó otro regreso de Lyta, esta vez en modo superheroico, bien en el universo DC tradicional y en las paginas de JSA, con una historia que ni a palos deja lugar para incluir la versión de Carey. Lo cual en sí no importa porque la obra de Carey y Bolton se la rebanca por si sola y se la recomiendo a cualquier fan de Sandman, de Bolton o simplemente de las buenas historias. Ahora tengo que tratar de conseguir otro laburo en conjunto de esta dupla, "God save the Queen", que según tengo entendido también se conecta con la mitología de Sandman.

lunes, 6 de abril de 2015

Comic: Marvel Team-Up Spiderman Volumen 2 Numero 1


Guión: Bill Mantlo
Dibujo: Sal Buscema y John Byrne
Editorial: Panini España (contiene Marvel Team-Up Annual 1 y 53 al 55)


La verdad, la verdad, que bien debería vender Spider-Man en los 70’s para que Marvel bancara este título que duró 150 números.

Obvio es injusto de mi parte juzgar toda la serie por solo los cinco números de este tomito de Panini y de hecho esta buena la idea si usaban la espalda exitosa del arácnido para hacer aparecer personajes menos exitosos o segundones de la editorial que no tuvieran serie propia. Pero los guiones… mamita… no son terriblemente malos pero están muy basados en la machaca y apenas hay lugar para un mínimo de caracterizaciones. Y lo peor es la fuerza que tienen la casualidad y las coincidencias en el devenir de las historias. Todos los números arrancan igual: hay algún quilombo que ya involucra al personaje invitado o en su defecto llega a dicho bardo junto con Spidey que JUSTO pasaba por ahí; patada va, piña vuelve, por un microsegundo ganan los villanos, hacen ese stand-up recontra trillado donde explican todas las motivaciones y planes, los héroes se recuperan, le ganan al malo y por alguna razón (casi siempre boluda) Spider se va al siguiente quilombo con el siguiente invitado. FIN

¿Un poquito repetitivo, no? Es posible que esta formulita sea la base de casi el 70% de los comics de superhéroes pero dependiendo de la habilidad del guionista con los diálogos, la chispa entre personajes, los momentos dramáticos, etc. el lector va a notar más o menos la presencia de ese esquema. Y lamentablemente a los guiones de Bill Mantlo se le nota a 10 kilómetros. Ojo, el tipo tiene oficio y usa tres o mas páginas por historia para justificar la presencia de X personaje en tal lugar o los saltos de Spider-Man de aventura a aventura pero igual se siente muy forzado.

Empecemos el análisis capitulo a capitulo. La primera historia es un anual donde Spidey se encuentra por primera vez con los X-Men de Claremont (de hecho el patriarca mutante figura como argumentista) para volar todos juntos de CASUALIDAD sobre el lugar donde hubo un accidente nuclear; la amenaza tarda en aparecer pero de alguna forma está basada en la mitología hindú y eso me hubiera gustado verlo desarrollado un toque más. Pero el guión perdió tanto tiempo presentando un elenco de físicos que no cortan ni pinchan en el resto de la trama que cuando aparecen los antagonistas ya quedan solo páginas de piñas y resolución del quilombo. De hecho la presencia de unos científicos al pepe la resuelven en un dialoguito al pasar en la última viñeta. El dibujo de Sal Buscema apenas correcto, cada vez me afirmo más en que era de los dibujantes más flojitos de esa época en la Casa de las Ideas.

Segunda historia, la más larga porque son dos episodios y la más berreta. De casualidad (que raro) Spidey al volver con los mutantes de la historia anterior pasan por un pueblo donde esta Hulk (que también llegó un rato antes "justo pasando por ahí”) peleando con un tipo mitad cabra, mitad hombre, onda Pan pero tan fuerte como el gigante esmeralda. ¿Se explica quien es este personaje llamado Woodgod y porque el pueblo esta vacío? Digamos que sí porque lo mencionan en algunos diálogos pero en realidad hay que leer la "Marvel Premiere" 31 para saber bien como es el bardo. Por lo visto en esta época era muy común que una saga se desarrollara en varios títulos; ese recurso a mi en particular me parece bastante choto, sobre todo si la buena gente de Panini no imprimen dicha revista previa y al leer esto todo tiene un aire “ehh, me perdí el principio de la peli”.

Agreguemos que tanto Hulk como Woodgod hablan todo en tercera persona y parece un comic escrito por Riquelme. Me bancó un personaje mono neuronal cada tanto pero dos por historia ya es mucho. Lo mejor es disfrutar del dibujo de John Byrne y no darle mucha bola a la trama porque es para pegarse un tiro.

Ultima historia y la mejorcita del tomo sin ser gran cosa. La situación de la saguita anterior lo deja a Spidey en un cohete en apuros, justo pasaba por ahí Warlock (¿¿ven a lo que me refiero con la casualidad??) para salvarlo y se meten en una pelea bastante grosa contra el Stranger, un villano  groso de Marvel. Y obviamente estando Warlock en el tema también aparecen las gemas del Infinito y hasta es la primera aparición del Gardener, otro ser cósmico pulenta. O sea que hoy en día seguramente la trama de esta historia daría para todo un TP hasta con algún crossover pero bue, por suerte en esta época no abusaban y Mantlo cierra todo con dignidad en un solo numero.


A ver cuando empiezo con los Essential de X-Men que ahí si esta la papa más fina de los 70 de Marvel con Claremont, Byrne y muchos más haciendo magia. Esta serie de team-ups quizás era simpática por momentos pero este tomito me demostró que es para leer muuuuuy de vez en cuando.