martes, 29 de agosto de 2017

Comic: Nexus Omnibus Volumen 1

Guión: Mike Baron
Dibujo: Steve Rude con colaboraciones de George Freeman, Mark Nelson y Bill Willingham
Editorial: Dark Horse (recopila ‘Nexus’ #1-3 editado por Capitol Comics y ‘Nexus’  #1-11 editado por First Comics)


La verdad que no sabía cómo encarar la reseña de este tomo, en gran parte porque me gustó pero no tanto como esperaba. Pero primero un poco de que se trata porque sin duda 'Nexus' es una obra amada por la crítica pero no tan conocida por el lector más afín al mainstream.

Creada en 1982 por Baron y Rude, la serie ha tenido una larguísima trayectoria editorial, incluso siendo publicada hoy en día en forma de comic strips por el propio Rude ¿Quién o qué es Nexus? Un ejecutor cósmico, un tipo con inmensos poderes, que en un lejano futuro se mueve de planeta a planeta finiquitando tipos responsables de grandes masacres y genocidios. Un punto interesante es que Horatio Hellpop (tal el verdadero nombre de Nexus) no hace lo que hace porque sea un buen tipo o por venganza o por ideología política; tiene que cumplir las tareas que le vienen en sueños porque si no se muere. Así de simple y lo más lejos posible de cualquier ideal de “superhéroe”

Lejos de parecer un comic denso, lleno de momentos dramáticos, Baron y Rude construyen un universo riquísimo en personajes secundarios muy graciosos, con mucho desarrollo y antagonistas que van y vuelven todo el tiempo con el correr de los capítulos, dando una sensación de liviandad, de aventura pura y de “está todo bien” muy acentuada por el encantador dibujo de Rude. Para mí en esos personajes se encuentra el punto fuerte de la serie, porque la verdad que Nexus como protagonista es bastante simplón; es interesante su origen pero una vez contado me cope más con Dave, Judah, Sundra, Ursula… personajes muy ricos en matices y ambigüedades, incluso sexuales. Sin caer en violencia extrema o sexo explicito, igual 'Nexus' resulta una obra de vanguardia adelantada a obras más conocidas surgidas a mediados de los 80’s. Si les digo que en una secuencia un ser casi omnipotente habla con una chica normal en la superficie de un planeta baldío, y que dicho ser de la nada empieza a construir todo una estructura…. ¿están pensando en 'Watchmen', no? Bueno, Baron y Rude lo hicieron al menos cinco años antes. Moore, teléfonoooo.



También me enganchó el subplot de las cabezas flotantes….  o cómo reaccionan el resto de los mundos a que un día un semidiós descienda como si nada a ejecutar gobernantes…  o la república que se empieza a armar en la ciudadela de refugiados políticos que siguen a Nexus…. la verdad que Baron tiene tramas para tirar al techo y terminó diluyéndome un poco la lectura: hay mucho que se plantea a futuro y poco sucediendo en el presente.

Aclaró que ya estoy lo bastante enganchado como para seguir un tomo más por lo menos y en gran parte Rude es el responsable de eso: la puesta en página, ese trazo tan fino, delicado y a la vez dinámico; es un tipo que puede dibujar cualquier cosa bien: humanos, alienígenas, ciudades futuristas, selvas exóticas, no hay nada que le sea un desafío y encima mejora con cada número. No por nada es uno de mis artistas favoritos.


Baron sigue sin parecerme un guionista brillante pero comparado a otros trabajos (como la miniserie de Deadman que reseñe hace un tiempo) acá se lo ve con ideas, filoso en planteos y, junto con Rude, con muchas ganas de hacer un comic “de superhéroes” (muchas comillas) muy distinto a los demás. Sin duda lo logran.

lunes, 17 de julio de 2017

Comic: Batman. Gotham after Midnight



Guión: Steve Niles
Dibujo: Kelley Jones
Editorial: DC Comics (originalmente publicado como ‘Batman: Gotham after Midnight’ #1-12)

Un nuevo villano, del que jamás escuchamos y que no tenemos ninguna pista, está usando a los demás enemigos de Batman para sus propios objetivos. Batman va a tener sospechas sobre alguien, se va a involucrar románticamente con otra persona y sobre el final va a tener todo un sacudón. Mira vos, otra vez voy a leer ‘Hush’…. ah, no, momento, esto no es la saga de Jeph Loeb y Jim Lee;  es OTRA saga que también tiene 12 números y que combina un autor veterano del murciélago con otro de mucho prestigio pero que había tratado poco o nada a Batman.

En este caso se invierte la formula: el batiexperto es el dibujante y el “recién llegado” Steve Niles, que aunque es conocido sobre todo por las sagas de ’30 days of night’, tiene una larguísima trayectoria en comics de terror con algunos toques policiales. Y por ese lado está la mayor diferencia entre ‘Hush’ y ‘Gotham…’, que en lugar de apuntar al pochoclo y la faceta más popular del batimundo, trata con lo terrorífico, el misterio, lo sangriento. Eso y que con honestidad es muy superior en argumento a ‘Hush’: esta mejor escrita, tiene grandes momentos de diálogos, hasta me gusta la actitud de Batman, más humano y menos Bati-Dios. El Batman de Niles analiza, especula, es un detective hecho y derecho que incluso se equivoca. Una pena que escribe para el culo a Catwoman, personaje que a esta altura es mucho más complejo y desarrollado de la que presentan acá pero bue, todo no se puede.

Me copo mucho la exploración de Gotham que hace Niles, le da mucho peso a la gente normal, no tanto a un personaje en particular pero si haciendo énfasis en que incluso vivir en una ciudad donde cualquier día el Joker te puede matar… igual tiene sus cosas buenas. De hecho hay un planteo muy interesante con Midnight (el nuevo villano) porque con en cierta forma logra a lo bestia e inhumano lo que Batman busca desde hace años con otros métodos. Sin duda es una linda exploración fuera del micromundo que es la batifamilia, sobre todo porque Batman en esta aventura no tiene acompañantes (sacando al fiel Alfred que se roba los mejores diálogos)

Sino pongo en un pedestal más alto a esta saga es porque, como ya indique, me parece que sigue un molde muy pre-establecido, al punto de que (igual que ‘Hush’!) también se desinfla un poco en un final sobre explicado. Pero igual es una saga muy digna en sus propios meritos y merece recibir más atención de la que tuvo.

Kelley Jones es sin  duda un dibujante que levanta odios y pasiones. Yo me considero más en el segundo grupo porque me encantan sus climas tenebrosos, los personajes deformes y exagerados, la narrativa que usa y hasta esos detallecitos como el “mini” Batman abriendo o cerrando cada capítulo (detalles que también usaba en su larga etapa junto a Doug Moench en la serie regular de Batman) pero entiendo perfecto que su estilo “Bernie Wrightson con esteroides” no le guste a mucha gente.

Disfrute mucho este ‘Hush’ 2.0 y lo recomiendo sobre todo a los que ya están un poco podridos del Batman supremo que todo lo puede.

jueves, 13 de julio de 2017

Comic: The Amazon



Guión: Steven T. Seagle
Dibujo: Tim Sale
Editorial: Dark Horse

Que sentimientos encontrados me despertó esta obra. La encontré a un precio regalado en una (muy conocida) librería de New York, la compre por la calidad de sus autores, la devoré en la lectura y…  aunque no me pareció mala, tampoco me dejo nada trascendente.

Aunque la edición que estoy comentando es un lujoso recopilatorio hecho por Dark Horse, es importante aclarar que ‘The Amazon’ primero fue una modesta miniserie publicada por la editorial Comico a fines de los 80’s, cuando tanto Seagle como Sale eran pichones que aprendían a volar bajo el ala de Matt Wagner en ‘Grendel’. Desde entonces Seagle se convirtió en un aclamado guionista multimedia y Sale se convirtió en estrella por sus colaboraciones con Jeph Loeb. Si hoy en día se reunieran para hacer ‘The Amazon’ creo que sería bastante distinta. O no, imposible saberlo. Pero estoy casi seguro que Sale manejaría la narrativa de otra forma y Seagle haría un guión más volátil, más dinámico.


Ojo, la propuesta está muy buena. Se trata de un periodista que buscando LA historia que lo haga famoso llega a Brasil para investigar algunos sucesos medios raros en el sitio de trabajo de una empresa de tala forestal yanqui. Saboteos, un trabajador estadounidense que desapareció sin dejar rastro, una tribu totalmente aislada… aunque al principio encuentra puras evasivas nuestro narrador sabe que hay algo groso ocurriendo.

Lo que más me jugó en contra es que Seagle se toma muchas páginas para presentar los personajes, las situaciones y el conflicto. Cuando todo está listo para el tole tole se resuelve muy rápido y con una mirada muy parcial ya que todo el libro está narrado desde los puntos de vista del periodista. ¿Puntos de vista en plural? Si, Seagle utiliza dos voces narrativas en off para el mismo personaje, una más “en el momento” y otra más formal. Esta muy piola el emparejamiento entre las dos formas y me quedó más presente ese truquito copado que la trama en sí, bastante anodina por momentos y con una fuerte bajada de línea ecológica. Aunque ya había muchos comics pro-naturaleza (como la eterna ‘Elfquest’, por ejemplo) ‘The Amazon’ resulta más chocante y efectiva al ubicarse en el mundo real.

El dibujo de Sale es impecable aunque usa una puesta en página para mi gusto demasiada estructurada: excepto dos o tres páginas puntuales, el resto está dividido en tres a cinco viñetas (nunca más) que ocupan toda la pagina en forma horizontal o vertical. Eso sí, como Sale llena cada una de esas viñetas es arrasador en el nivel de detalles y fondos, y eso que gran parte de los fondos son millones de hojitas, muy al estilo de cómo dibuja las plantas P. Craig Russell.

Y es muy importante destacar la labor de Matt Hollingsworth en el recoloreado de esta edición. Si miran los extras y ven el color original se levantan y aplauden de pie a Matt.

Más que por la historia en sí (aunque tiene un fuerte olorcito a comic francés de aventura), recomiendo ‘The Amazon’ como comic concientizador y por otro lado como curiosidad arqueológica para los fans de los autores.





jueves, 6 de julio de 2017

Comic: Valkiria



Guión: Emilio Balcarce
Dibujo: Jok y Jorge Blanco Deodato
Editorial: Rabdomantes Ediciones
Formato: tomo de 52 páginas, tamaño 24x17, blanco y negro con portada a color

Si hay algo que a Balcarce le salió bárbaro en ‘Funeral’ fue el contexto de ciencia ficción que le dio a los elementos más importantes de la religión católica. En ‘Valkiria’, obra posterior también junto a Jok, hace lo mismo con los mitos nórdicos: Odín, Loki, Asgard, Bifröst.... todo tiene una base y me gusta mucho ese tipo de detalles. Y me cebó tanto el personaje que aparece en la última página que me gustaría ver una versión “balcarciana” de esa historia.

La protagonista de ‘Valkiria’ es Freyja, una huérfana que crece para convertirse en una feroz guerrera en busca de venganza. En su camino se cruzará con el mismísimo Odín y se convertirá en parte fundamental de un conflicto de largos siglos con Loki. 

La trama es rápida, frenética y no para un segundo; peca de simplona pero no deja de ser divertida, sobre todo por los detalles picarescos que aparecen cada tanto y que aunque quedan desubicados con el tono épico igual ayudan a que los personajes sean más simpáticos y compradores. Urur y Grendel, lejos los más copados. Si, leyeron bien, Grendel… conociendo de mitología nórdica solo lo que me enseñaron Lee y Kirby no lo asocie al toque con los dioses nórdicos pero en realidad tiene todo el sentido del mundo.

El dibujo de Jok es como siempre muy rendidor, muy servicial con la trama para que todo el comic se disfrute como una película de palo y a la bolsa. La edición original de ‘Valkiria’ contaba con los colores de Jorge Blanco, convertidos a escala de grises para la edición local de Rabdomantes. Normalmente ese tipo de cambios me molestan pero en el caso de Jok ayuda mucho a entender las separaciones de los miles de detalles que mete por viñeta. Me gustaría mucho ver la edición original porque si tiene el mismo coloreado que en la portada se me hace agua la boca.

‘Valkiria’ para mi gusto queda unos escalones debajo de ‘Funeral’ pero igual es un comic ideal para los fanáticos de la acción y la fantasía.

miércoles, 5 de julio de 2017

Comic: Velvet Volumen 2



Guión: Ed Brubaker
Dibujo: Steve Epting
Editorial: Image (edición original: ‘Velvet’ #6-10)

Que Brubaker y Epting son dos capos para el género de espías, conspiraciones y traiciones ya queda recontra claro solo con ver el excelente run que hicieron en ‘Captain America’. Pero que encima en Image (o sea teniendo control total de su creación) se hayan mandado una serie de espías ambientada en los años 70 ya es el súmmum de la genialidad. Y que encima inviertan el estereotipo de James Bond y la protagonista sea Moneypenny.... deja sin palabras.

Me explicó mejor tirando la base de la serie: Bond (bueno, no Bond porque no se puede, pero cuando dicen que el tipo es el espía top de una agencia secreta británica… ¡en el fondo es Bond!) es asesinado y todas las sospechas caen en la veterana secretaría del director, Velvet Templeton. Pero hete aquí que en realidad Velvet fue una superagente de la agencia y no piensa quedarse de brazos cruzados mientras le cargan la mochila.

En este segundo tomo Velvet analiza los descubrimientos hechos en el anterior, algo muy escabroso que tiene que ver con su pasado, con las razones por las que tuvo que retirarse del campo a un puesto de escritorio y que de alguna forma se relaciona con su presente como fugitiva. Todo en medio de persecuciones y tiros pero dentro de un registro realista, sin demasiadas exageraciones fuera de los gadgets tecnológicos, que tampoco son nada que no exista hoy en día.

No solo Velvet es un personaje hermoso como esta dibujado y escrito, hay muchos secundarios destacables, en especial uno llamado Damian Lake que debuta en este tomo y me encantó. Brubaker hace un gran uso de las voces en off para mostrar la forma de ser y pensar de estos personajes mientras la parte visual se ocupa más de la trama en sí, un gran ejemplo de laburo conjunto entre guionista y dibujante.

El dibujo de Steve Epting me encanta. Es clásico, refinado, muy realista y detallado para los rostros pero sin caer en la fotografía retocada con photoshop. Lo único que le pediría es que marque más la diferencia entre los personajes de Colt y Roberts: ambos son de la misma edad, misma contextura y con el mismo corte de pelo setentoso de Roger Moore, lo cual es lógico para la ambientación pero un pequeño dolor de huevos para distinguirlos. Por suerte la excelente paleta de colores de Elizabeth Breitweiser hace a uno castaño y el otro morocho.

‘Velvet’ es el gran homenaje de dos autores consagrados a un género que sin duda en los 70’s tuvo uno de sus mejore

s momentos. Y a la vez lo da vuelta como un panqueque invirtiendo los roles y ubicando en el centro de la acción un personaje femenino, cosa casi impensada en los 70’s (salvando honrosas excepciones como ‘Modesty Blaise’)

martes, 4 de julio de 2017

Comic: El Manuscrito

Guión: Marcelo Pulido
Dibujo: José Massaroli
Editorial: Historieteca en conjunto con Doedytores
Formato: tomo de 64 páginas, tamaño 24x17, blanco y negro con portada a color.


¿Cómo olvidar esa ominosa ultima viñeta de ‘El Eternauta’, donde un apesadumbrado Hector Germán Oesterheld se pregunta si podrá evitar la invasión publicando lo que le contó Juan Salvo? Hay muy pocas obras de ficción en general que logren una imagen final tan inquietante y que tan bien usen la meta ficción. Y más dramática resulta aún pensando en el destino real que tuvo Oesterheld años después, un numero más en la lista de desaparecidos del último régimen militar.

Tan fuerte es la imagen que Marcelo Pulido, guionista y editor de ‘Historieteca’, la usa de punto de partida para este libro, una especie de spin-off que además engancha con una escena de ‘El Eternauta: El regreso’, validando esa secuela como “la autentica”. O sea que si sos muy fan de ‘El Eternauta 2’... mejor seguí de largo acá.

¿Qué pasó con Germán después de ‘El Eternauta’? ¿Por qué no pudo frenar el avance de los Ellos? La pregunta queda respondida en este tomo, protagonizado por HGO nuevamente convertido en personaje y moviéndose en la fina línea (casi invisible) que separa la historia de los dos Germán, el de tinta y el de carne y hueso.

Para mi gusto el punto más flojo del guión es que se lee en 15 minutos y es una lástima porque la idea esta buenísima. Me hubiera gustado más diálogos, más escenas de la vida privada del Germán historietil (se muestra de reojo una foto de la familia, nada más), incluso más de esos  apuntes de que en la “realidad” de Germán ya está ocurriendo algo más fulero, más oculto y la vez más turbio que una invasión extraterrestre. Esos detalles magníficos quedan en segundo plano y Pulido apuesta más por el suspenso, por largas secuencias casi mudas de persecuciones y acechos.

Siendo un libro con tan poco dialogo recae mucha responsabilidad en el dibujante, pero cuando el artista es José Massaroli es medio jugar al truco con un ancho de basto. La puesta en página es muy dinámica y el balance de los contrastes tiene una cancha y un manejo nato increíbles. Los rostros quizás están un poco demasiado sintetizados pero no hay personaje que no le falte expresividad. Un gran laburo de Massaroli que se luce mucho más al ser en blanco y negro.

La edición de Historieteca/Doedytores es muy completa, con notas, bocetos y galería de ilustradores.

¿Es ‘El manuscrito’ una lectura imprescindible para la saga del Eternauta? Seguro que no. ¿Y es un buen homenaje a uno de los más grandes guionistas nacionales? Sin duda.